Área Cooperación

Contribuir a la erradicación de las desigualdades en el acceso a condiciones de vida dignas a través de la promoción del desarrollo humano sostenible y la transformación de las estructuras que generan pobreza en su sentido amplio; fomentar el fortalecimiento de la sociedad civil; participar en la superación de situaciones de vulnerabilidad extrema o de subsistencia precaria y trabajar por la justicia social son objetivos de la política de cooperación para el desarrollo.

Pero a fin de hacer realidad esos propósitos son precisas políticas activas que no se limiten a declaraciones institucionales de buenos deseos sino que impliquen la construcción de verdaderas alternativas a situaciones de exclusión y pobreza y que supongan, en definitiva, que las personas y sus derechos inalienables sean verdaderamente respetados.

Así lo ha entendido también el Ayuntamiento de Barakaldo, y asumiendo este reto, viene impulsando distintas iniciativas que se fundamentan en principios de solidaridad y de atención al desarrollo humano como aportación para coadyuvar en la construcción de un mundo más justo, gobernable, en paz y sostenible. Y todo ello siempre en observancia de los principios, objetivos y prioridades de la política de cooperación para el desarrollo que propugna la Ley 1/2007, de 22 de febrero, de Cooperación para el Desarrollo.

Una de las herramientas de esta política de solidaridad es fomentar las acciones que vienen desarrollando desde las Organizaciones no Gubernamentales para el Desarrollo.

Otra herramienta es la Educación para el Desarrollo y/o Sensibilización, llevada a cabo a través de proyectos que promueven actitudes de compromiso solidario entre la ciudadanía de Barakaldo sobre la realidad de las causas y consecuencias de los problemas vinculados al desarrollo desigual entre el Norte y el Sur, despertando la conciencia crítica en torno a ellos y generando prácticas solidarias y de compromiso activo. Las acciones para llevar acabo este cometido son la realización del Comercio Justo y la Feria Solidaria.

Y entre las fórmulas de la cooperación destacan, también, la Acción Humanitaria y la Ayuda de Emergencia.

  • Acción humanitaria: Conjunto de acciones orientadas a garantizar la subsistencia, la protección de derechos y la defensa de la dignidad de las víctimas de desastres o poblaciones en situación de vulnerabilidad extrema.
  • Ayuda de emergencia: Auxilio inmediato respecto a una situación de desastre motivada por catástrofes naturales o conflictos armados que, con el fin de salvar vidas humanas, provee a una población de bienes y servicios esenciales para su supervivencia.