Punto de encuentro familiar

El servicio de Punto de Encuentro Familiar ha de ser entendido como aquél en el que se da cumplimiento al derecho de visita para el progenitor que no tenga consigo a los/as hijos/as menores, después de la ruptura de pareja, y el derecho de los/as hijos/as separados/as  de uno o ambos de sus progenitores a mantener relaciones personales y contactos directos de manera regular con ambos progenitores, una vez determinado por el Juez el tiempo, modo y lugar en que se ejercitará este derecho.

En qué me pueden ayudar.

Facilitar la relación paterno-filial garantizando la seguridad y el bienestar del menor y del progenitor más vulnerable o conflictivo.
Mantener los lazos familiares y así permitir al niño conocer sus orígenes y su propia historia personal.
Favorecer y hacer posible el mantenimiento de las relaciones entre el niño y sus familias cuando, en una situación de separación y/o divorcio, o acogimiento familiar, el ejercicio del derecho de visita se ve interrumpido o bien es de cumplimiento difícil.

A quién se dirige.

En todo el proceso primará el interés de los menores.

Podrán ser personas destinatarias de los Puntos de Encuentro Familiar, los niños, niñas y adolescentes que se encuentren en alguna de las siguientes situaciones:

  • Formen parte de una familia en la que existan conflictos de ruptura de pareja y problemas graves relacionados con el cumplimiento del régimen de visitas.
  • Formen parte de una familia en la que existan conflictos de ruptura de pareja y se encuentre en vigor, o en curso de tramitación, una medida de alejamiento y protección a la víctima en situaciones de violencia de género.

Asimismo, se considerarán personas usuarias de los Puntos de Encuentro Familiar, las personas adultas y autorizadas que acudan a ellos para cumplir el régimen de visitas estipulado por resolución judicial, o para acompañar a los niños, niñas o adolescentes.

Qué funciones realizan.

Favorecer el cumplimiento del derecho fundamental del menor a mantener la relación con ambos progenitores después de la separación, estableciendo los vínculos necesarios para su buen desarrollo psíquico, afectivo y emocional.
Preparar a los progenitores y familias biológicas y acogedoras para que consigan autonomía y puedan mantener las relaciones con los menores sin depender de este Servicio.
Supervisar los intercambios de los menores para disponer de información fidedigna sobre actitudes y aptitudes parentales que ayuden a defender -si fuera necesario- en otras instancias Administrativas o Judiciales los derechos del niño.

¿Cómo puedo solicitarlo?

El acceso al servicio se producirá por resolución judicial explícita, derivados  desde los pertinentes Juzgados, según se regula en  el Decreto 124/2008 (B.O.P.V , 7 de Agosto de 2008).

Folleto