13/06/2018

El Gobierno vasco considera que la Fundación Miranda no acredita en su Plan de Viabilidad que esté cumpliendo el mandato fundacional

Cinco patronos, entre ellos la alcaldesa de Barakaldo, remitieron el plan al Protectorado de Fundaciones de Gasteiz para que estudiase la propuesta, mostrando su rechazo al mismo por el desvío del objeto fundacional de Antonio Miranda. Amaia del Campo y el resto de patronos se reunieron ayer con la asociación de familias Babestu para informarles sobre los últimos acontecimientos acaecidos en la Fundación Miranda y los pasos a dar para tratar de cambiar esta situación. Los cinco patronos contrarios al proceder del sector mayoritario de la Fundación convocarán un patronato extraordinario para exigir responsabilidades.

El Protectorado de Fundaciones del Gobierno vasco acaba de remitir su posicionamiento sobre el Plan de Viabilidad presentado en enero por la Fundación Miranda; un escrito que ha sido remitido a la alcaldesa, Amaia del Campo, y en el que se considera que el Plan de Viabilidad de la Fundación no acredita que se esté cumpliendo el mandato fundacional. Esta resolución llega después de que cinco patronos de la Fundación Miranda, entre ello la alcaldesa, dirigieran un escrito al Protectorado de Fundaciones alertando sobre un posible desvío de la Fundación Miranda de su fin fundacional, ayudar a las personas mayores más desfavorecidas.

El Plan de Viabilidad se sometió a votación el pasado mes de enero, y contó con los votos en contra de los cinco patronos que han promovido el análisis del plan por parte del Protectorado. En todo caso el proyecto del plan fue aprobado en el seno del patronato por la mayoría "Hay que remarcar que somos cinco de quince patronos y que se impone, por lo tanto, el juego de las mayorías", ha destacado Del Campo. "Mi voto fue contrario ya que entendía que el plan evidenciaba que se incumpliendo el mandato fundacional de Don Antonio Miranda, de atender a las personas con limitados recursos y no compartía las propuestas que realizaban desde la gerencia ya que únicamente se planteaba una reducción de costes que debía ser soportada sobre parte de la plantilla a través de propuesta de despidos", ha destacado la alcaldesa.

Y esos argumentos fueron trasladados al Protectorado de Fundaciones, que esta misma semana ha remitido su conclusión sobre el Plan de Viabilidad, solicitando mayor información a la Fundación Miranda al entender que no se acredita que se esté cumpliendo el mandato fundacional. "Esto avala nuestras tesis y nos obliga a exigir a la Fundación que elabore un nuevo Plan de Viabilidad, que cumpla con los deseos de su fundador", ha subrayado Del Campo.

CONTRARIOS AL CAMBIO DE ESTATUTOS
Por otro lado,  la Fundación Miranda también está haciendo frente al cambio de sus estatutos; una modificación a la que está obligada para adaptarlos a la nueva Ley de Fundaciones, aprobada en 2016. El pasado mes de mayo el patronato de Miranda debatió una propuesta de modificación que volvió a contar con los votos en contra de los cinco patronos ¿entre ellos la alcaldesa- que se habían opuesto al Plan de Viabilidad. "La reforma seguía alejando a la Fundación de su objeto fundacional ya que planteaba, por ejemplo, que la asistencia a personas mayores con limitados recursos económicos pudiera prestarse de forma directa o a través de pagar parte del coste que suponga el servicio en otras entidades privadas. Además, se restaba poder de decisión al patronato dando poder ejecutivo a comisiones que podían constituirse por tan solo uno o varios miembros del patronato", ha adelantado la alcaldesa.

La aprobación de los nuevos estatutos fue rechazada gracias a esos cinco votos en contra, ya que esta votación necesita de tres cuartos de los votos favorables.

Por último, durante este mes, la Fundación Miranda ha llevado a cabo dos despidos, uno el pasado 24 de mayo por motivos de "ineptitud sobrevenida", y otro por "una supuesta negligencia". "En el primer caso mi voto fue contrario, porque considero inadmisible que se despida a una persona por coger bajas por estar enferma", ha matizado Del Campo. "En el segundo, a pesar de haber solicitado que se crease una comisión para estudiar el caso, el pasado jueves día 31 convocaron un consejo para adoptar una decisión al respecto; un día que como saben desde la Fundación, tenemos pleno, como todos los últimos jueves de cada mes, por lo que yo no pude asistir aunque trasladé por escrito mi oposición al despido", ha puntualizado la alcaldesa. "Después de estas medidas, yo he trasladado a las trabajadoras mi disposición a colaborar en los procedimientos judiciales que van a entablar cada una de ellas por si pudiera servir de apoyo", ha anunciado Del Campo.

REUNIÓN CON BABESTU
Las últimas decisiones adoptadas por el patronato de la Fundación Miranda, llevaron a la alcaldesa a reunirse con Babestu, la asociación de familiares de usuarios de las residencias de Bizkaia; una reunión que se produjo ayer por la tarde junto a los cuatro patronos que, como ella, han mostrado su oposición a la gestión llevada a cabo en los últimos meses por los responsables de la Fundación Miranda.

En dicha reunión, tal y como se ha trasmitido esta mañana a los grupos políticos del Ayuntamiento en una junta de portavoces convocada por la alcaldesa, se explicó a los familiares las últimas decisiones del patronato y las medidas que se han llevado a cabo para tratar de frenarlas. Además, se les informó de que se iba a convocar un patronato extraordinario "en el exigiremos responsabilidades a los patronos y al gerente por las decisiones adoptadas y se pedirá la elaboración de un nuevo plan de viabilidad elaborado por personal externo y especializado, tal y como hemos demandado desde el principio", ha enumerado Del Campo. Además, se solicitará a la dirección de Miranda que elabore una propuesta de reforma de estatutos que contenga las adaptaciones necesarias para adecuarlos a la nueva ley recogiendo el sentir del patronato.

Además, la alcaldesa en este tiempo ha realizado otro tipo de movimientos para tratar de revertir la situación generada en Miranda. Así, solicitó una reunión con el obispo, ya que el Obispado sustenta la presidencia del patronato, para explicarle su preocupación por la posible deriva que está experimentando la Fundación Miranda. La reunión se celebró el 4 de abril pero en lugar del obispo acudió el vicario.  Conocedores de esta situación, los familiares solicitaron a la alcaldesa que remita un escrito al vicario para notificarle la respuesta recibida por el Protectorado y pedirle que tome cartas en el asunto.