08/06/2012

El Ayuntamiento de Barakaldo inicia la segunda fase de las obras para transformar la carretera de El Regato en vía urbana

El proyecto incluye un parque y una acera en voladizo sobre el pantano.Las obras tienen un presupuesto de 2,35 millones de euros y se prolongarán durante un año en un tramo de 2.190 metros de longitud

El Ayuntamiento de Barakaldo ha comenzado esta semana las obras de la segunda fase para transformar la carretera BI-4743 en vía urbana, con el objetivo de que el valle de El Regato esté mejor comunicado con la ciudad. El proyecto abarca 2.190 metros de longitud entre la depuradora y el barrio de Ureta, que discurren en su mayoría en una estrecha franja comprendida entre la ladera del monte y el embalse de Gorostiza.

Los trabajos incluyen mejoras importantes como un nuevo parque y unas espectaculares aceras metálicas con superficie de madera en voladizo sobre el pantano. El presupuesto de adjudicación de estas obras es de 2.351.861,23 euros (IVA incluido) y el plazo de ejecución aproximado de un año.

Gracias a este proyecto, se mejorará ostensiblemente la seguridad vial al eliminarse curvas cerradas y pasos estrechos y crear una franja peatonal continua en forma de acera en uno o ambos lados de la carretera. Además, se dotará a la zona de alumbrado público, señalización y balizamiento y mobiliario urbano.

Sin curvas cerradas y con aceras

Con la nueva carretera, cada carril tendrá 3,20 metros de anchura, a los que habrá que añadir una cuneta de 75 centímetros en el lado interior y la correspondiente acera en el lado exterior. La vía principal contará con 6.850 metros cuadrados de asfalto, a los que hay que le unirán otros 830 en los accesos. El trazado de la carretera será suave, con pendientes máximas del orden del 5% de desnivel.

Se construirán además 5.920 metros cuadrados de aceras, de los cuales 3.870 tendrán pavimento de hormigón y 2.050 de madera. Cada acera tendrá al menos tres metros de anchura, algo que en muchos casos no ha sido nada sencillo conseguir porque hay lugares donde la carretera se estrecha y a la vez existe la complicación de que, en la parte más cercana al monte, la ladera es inestable o tiene una excesiva pendiente, mientras que en la zona pegada al pantano, hay una tubería de 600 milímetros de diámetro de la Acería Compacta de Bizkaia (ACB). Para mantenerla, se ha adoptado como solución que una parte de la acera vaya en voladizo metálico con superficie de madera, con posibilidad de desmontaje por si hubiera que arreglar la tubería.

También ha habido que resolver el problema del drenaje de la carretera, puesto que hay varias vaguadas en la BI-4743 que complican la operación. En este caso, la solución consiste en dotar a la zona de una red de colectores longitudinales y caños transversales, a donde llegará el agua a través de cunetas y sumideros.

Árboles,iluminación y tuberías

El proyecto incluye asimismo la remodelación de dos paradas de autobús a las que le va a dotar de acera y marquesina, así como el acondicionamiento de un pequeño parque como lugar de descanso y estancia a la altura de la presa del embalse, donde habrá 17 árboles, 540 metros cuadrados de césped y una fuente estilo Barakaldo.

La iluminación también se verá sensiblemente mejorada, mediante la colocación en el borde interior de las aceras de una farola de 9 metros de altura cada 60 metros lineales. En total, habrá 77 farolas. Cada una de estas farolas tendrá dos luminarias, una que apuntará hacia la carretera y otra que tendrá una altura inferior, de 4 metros, orientada hacia la acera.

La actuación también recoge la renovación de las `tripas' de la carretera. O, lo que es lo mismo, diversas tuberías y cables que prestan servicio al valle de El Regato. En concreto, se instalará una nueva conducción de 723 metros de longitud para abastecimiento de agua, que será más resistente que el actual al tratarse de una tubería de fundición dúctil de 150 milímetros de diámetro. También se sustituirán 290 metros de tubería de la red de saneamiento y pluviales. Las obras permitirán asimismo disponer de una canalización de telecomunicaciones con dos redes de telefonía.

En cuanto a la red eléctrica, se renovará prácticamente entera con 2.428 metros de cableado y dos centros de mando, que se encargarán de distribuir el suministro a las farolas. Por último, el proyecto incluye la colocación de 1.615 metros de barandilla.

El vial tiene de cuatro kilómetros de longitud y en 2009 fue cedido al Ayuntamiento por parte de la Diputación Foral de Bizkaia, que era el propietario original de la carretera y la institución encargada de mantenerla. Una vez en manos municipales, desde el Ayuntamiento se han dado pasos para remodelarla.