19/10/2018

Burtzeña mejora su accesibilidad con una nueva rampa peatonal entre las calles La Calzada y Munoa

Las obras han supuesto una inversión de 45.000 euros y han servicio también para eliminar de manera definitiva una de las entradas del túnel subterráneo cerrado en 2017.
Las vecinas y vecinos de Burtzeña cuentan desde hoy con una rampa peatonal que permite acceder de manera cómoda hasta la calle Munoa a las personas con movilidad reducida. El Ayuntamiento acaba de finalizar la obra, en la que ha invertido cerca de 45.000 euros. Los trabajos, además, han permitido eliminar de manera definitiva el túnel subterráneo, cerrado el pasado 2017, y aprovechar ese terreno para la creación de una pequeña zona verde.
 
En concreto,  se han creado dos tramos de rampa para sustituir las escaleras que se encontraban las y los vecinos de la zona para acceder a uno de los pasos de cebra creados en la N-634 para contar con un camino seguro en superficie que permitiese cerrar los pasos subterráneos del barrio. "Estamos convencidos de que esta obra va a suponer un cambio importante para las y los vecinos de la zona con movilidad reducida y estamos estudiando nuevas alternativas para continuar mejorando la accesibilidad en el barrio, ya que por su orografía cuenta con desniveles que se han resuelto con escaleras, y sería muy positivo poder resolver la accesibilidad de una manera más integradora", ha anunciado Amaia del Campo, alcaldesa de Barakaldo.
 
Una de las partes más interesantes del proyecto es que ha servido para tapas de manera definitiva el acceso al viejo subterráneo. El acceso al túnel que se encontraba frente a la gasolinera de Burtzeña, en la calle Munoa, se ha inhabilitado rellenando el hueco de las escaleras con un material seleccionado para este fin y creando una nueva zona verde. "Cualquiera que vea esta zona ahora no notará que debajo se encuentra uno de los puntos de entradas al túnel subterráneo. Ahora el espacio es más amable, más cómodo y sobre todo más seguro para nuestras mujeres", ha indicado Del Campo.
 
Hay que recordar que los túneles de Burtzeña se cerraron el pasado mes de octubre gracias a una aportación de la Diputación Foral de Bizkaia de 143.358 euros, que se invirtieron en la creación de tres pasos de peatones en superficie en la calle Munoa.