Laboratorio de Infancia. Barakaldo ciudad de los niños y niñas

Logo Laboratotio Documento director

El Laboratorio de Infancia, tiene entre sus objetivos el desarrollo de propuestas que garanticen la "voz de la infancia" en cuantas iniciativas se generen en la ciudad. El compromiso de los responsables del Laboratorio, dependiente del Ayuntamiento de Barakaldo, se dirige a favorecer el protagonismo de las niñas y los niños del municipio, desde claves de respeto a su edad, a sus necesidades de desarrollo y crecimiento, y a la Convención de los Derechos de la Infancia,  que suponen un catálogo de principios que deben regir las decisiones que afectan a todos los niños y niñas del mundo.

Desde esta perspectiva el Laboratorio de Infancia propondrá en cuantos foros y contextos sociales, culturales y educativos sean necesarios, aquellas propuestas en las que el protagonismo recaiga en los propios niños y niñas, con el objetivo de sumar esfuerzos y coordinar recursos.

 
Contemplar a la niña y al niño como protagonistas de su ciudad se ha convertido en una utopía. La ciudad que todos conocemos en la actualidad ha desplazado de sus calles y plazas a los más pequeños, y los hábitos de vida de éstos y de sus madres y padres han cambiado por completo. Los niños ya no van solos a la escuela, no les vemos en las calles jugando, y cuando les vemos están rodeados de nosotros, sus padres, que les vigilamos sin descanso porque no nos fiamos de la ciudad, de la seguridad que ésta ofrece, de las personas que la habitan¿ La ciudad es la ciudad de los coches, y de los adultos, independientes, con trabajo, y capacidad de decisión; tampoco es la ciudad de los abuelos, de las mujeres, de los marginados, de los inmigrantes¿

niños construyendo un mural de Barakaldo
La ciudad sin embargo es el ecosistema en el que vivimos todos, al menos la mayoría. Ahora que es prioritario hablar del desarrollo sostenible y del respeto a la naturaleza, lo ecológico no debe ser entendido de forma sectorializada y exclusiva como la defensa de la naturaleza. Que los coches no ocupen las aceras y no pasen a demasiada velocidad por la ciudad es un objetivo ecológico de primer orden en los entornos en los que vivimos. Y cuando nos planteamos esta situación, las niñas y niños, junto con los ancianos y otros colectivos, son los más débiles y nos corresponde a todos los adultos hacer que sus derechos se cumplan y a ellos comprometerse con las obligaciones y responsabilidades que su cumplimiento implica.

De esto se trata, de ver el entorno con ojos de niña y de niño, y de hacer todo lo posible para que sus miradas se incorporen a los ámbitos donde los adultos tomamos decisiones. No para incorporar sus voces como meros actos folklóricos, o para creer que a partir de no sabemos qué momento sus opiniones encontraran respuestas inmediatas y factibles. De lo que se tratara es de tener en cuenta lo que piensan, lo que quieren, lo que inventan, lo que proponen, lo que pintan, y lo que son mientras son niñas y niños.

 ¿QUÉ ES EL LABORATORIO DE INFANCIA?

  • Un Servicio que fomenta el cumplimiento de los siguientes objetivos estratégicos:
    • plantear propuestas viables para que las voces de la infancia sean reconocidas allí donde los adultos tomamos decisiones, haciéndoles protagonistas de su sentido cívico.
    • investigar sobre las realidades de la infancia en el municipio aportando visiones interdisciplinares que superen los marcos "tradicionales" desde los que se viene contemplando a la infancia: la escuela, la familia¿
    • reunir todas las ideas y experiencias que se estén desarrollando en el municipio a favor de las niñas y niños, para conocer sus repercusiones, generar conocimientos, interactuar, crear redes, etc.
    • convertirse en un referente para los responsables locales a la hora de planificar actuaciones en la ciudad tanto sectoriales (infancia), como intergeneracionales.
    • dinamizar y, u, orientar propuestas de mejora para la infancia del municipio en proyectos concretos y medibles, en los que la acción con otros sectores de población sea un referente importante.
    • compilar, difundir y elaborar documentos que permitan a los agentes de la ciudad desarrollar propuestas a favor de la infancia en el municipio
    • generar cauces de relación con los medios de comunicación como difusores de las buenas prácticas existentes a fin de generar un estado de opinión positivo en los barakaldeses a favor de las iniciativas de mejora de la infancia en la ciudad.Un Servicio apoyado directamente por los responsables locales, en especial por su principal dignatario, el Alcalde, tal y como se han puesto en marcha en otras ciudades europeas bajo la denominación "el Alcalde amigo de los niños y las niñas".
  • Un Servicio con personal profesional suficiente, que tiene como principal cometido desarrollar las funciones propias del mismo abaladas por el Órgano Municipal Competente .
  • Un Servicio que cuenta con una asamblea de expertos que trabajan desde diversas perspectivas y enfoques aquellas problemáticas principales de la infancia en el municipio.
  • Un Servicio donde existe un órgano permanente representativo de las niñas y los niños de la ciudad, que de forma activa, debaten, investigan, y proponen acciones, sugerencias, críticas¿ para mejorar la ciudad en la que viven y poder desarrollar su vida y sus derechos.
  • Un Servicio que trabaja desde perspectivas de conocimiento y red, coordinando diferentes áreas y servicios municipales por ser éstos una parte fundamental a la hora de garantizar los derechos de la infancia  desde la realidad local.
  • Un Servicio que a su vez ofrecerá su colaboración a cuantas Asociaciones y Entidades Socioculturales y Educativas existan en el municipio para fomentar la participación de los niños y las niñas en los programas que desde éstas se desarrollen.


Ideario del Laboratorio.

  • La participación infantil es un derecho reconocido en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de la Infancia aprobada en 1.989.
  • Por su edad, lo niños y las niñas no pueden votar.
  • Por tanto este derecho implica "ser considerados como ciudadanos de verdad", es decir, ser escuchados y tenidos en cuenta en la vida social.
  • Quienes comparten a diario su tiempo con el de los niños y niñas saben que tienen muchas ideas, opiniones, soluciones, etc. sobre cómo ser tenidos en cuenta, y sobre cómo contribuir a hacer de su espacio vital un lugar más habitable. Ellos y ellas son concretos, claros y útiles.
  • Una ciudad no puede diseñarse, crecer, desarrollarse, etc. sin la participación real de los niños y niñas que la habitan. La actitud del adulto debe hacer valer el derecho de los niños y niñas a contribuir en la construcción de su ciudad, porque de lo contrario éstos nunca podrán incorporar sus aportaciones. Es preciso que sepan que sus propuestas son tenidas en cuenta y que tienen un peso determinado allí donde los adultos tomamos decisiones.
  • Cuando un niño o una niña pueden hacer más habitable su entorno, no sólo lo hacen para él o ella, también lo hacen para sus padres, sus hermanos, sus vecinos. Una ciudad que tiene en cuenta el punto de vista de la infancia es una ciudad mejor para todos y todas.
  • La participación es algo que se aprende participando. Y lo que se aprende se hace a fuerza de errores y aciertos aprendiendo de la experiencia. El potencial de aprendizaje del niño y la niña es innegable, nuestro deber como adultos es permitir este aprendizaje, no ponerle barreras, o soslayarlo por considerarlo "fuera de materia", o evitarlo para que "no sufran".
  • Por eso las propuestas que queramos poner en marcha han de ser compartidas con los niños y las niñas; de lo contrario, lo más probable es que caigamos en la manipulación, o en el folklorismo.
  • La responsabilidad es de todos y todas. No sólo de los profesionales que trabajan a diario con los niños y niñas. Cada cual debemos reflexionar sobre lo que significa esta responsabilidad hacia los más jóvenes, y hacerlo desde nuestras propias creencias sobre la infancia.
  • Si entendemos que la responsabilidad es compartida, debemos ser capaces de establecer alianzas entre todos aquellos que de forma directa, (e indirecta), tomamos decisiones que afectan a su vida.


"La Ciudad de las niñas y los niños".

asamblea de niños y niñas de BarakaldoTomar la Ciudad como Marco Conceptual es importante porque es el elemento reconocido más común a todos nosotros. Sin embargo, la ciudad, es un ente complejo que en muchos aspectos se nos escapa entre los dedos. Las administraciones locales en su organización evidencian esta complejidad desde la concreción de su propio organigrama. Por ello es necesario que repensemos la idea de ciudad, el punto de vista sobre el que queremos considerarla, a la hora de proponer acciones que mejoren su habitabilidad para las personas que viven en ella: niños, jóvenes, adultos, ancianos, mujeres, parados, comerciantes, inmigrantes, políticos, empresarios, trabajadores, estudiantes, arquitectos, policías, educadores, artistas, visitantes, peatones, conductores, padres, deportistas, voluntarios, consumidores, lectores,

A la hora de impulsar propuestas de Infancia en Barakaldo, tomar la Ciudad como Entidad Educadora es sin duda la mejor opción posible. Nos aporta un marco común, y como adultos, nos hace repensar en ella como un espacio - contexto desde el que fortalecer las experiencias educativas de los niños y niñas, aquello que contribuye a su aprendizaje continuo personal y colectivo (docente y no docente), y les convierte en ciudadanos activos y comprometidos.

Desde la perspectiva de hacer ciudadanos y hacer ciudad, la propuesta que pondrá en marcha el Laboratorio de Infancia es la que denominamos "La Ciudad de las niñas y los niños", iniciativas que dibujan como prioritario el protagonismo de los niños y niñas, el hacer oír su voz, y el crecer junto a sus familias, amigos, vecinos, en una ciudad que también se diseña desde sus coordenadas. Una ciudad que tiene la vocación de educar desde el compromiso globalmente asumido por parte de la  mayoría de sus vecinos, instituciones, y entidades.

Para lograr esto es importante entender un concepto de educación, en el que la clave esté más en el proceso vivido por el niño y la niña, que en  el resultado final de una determinada acción educativa. Las personas somos individuos que estamos integrando en nuestro sistema de creencias y actitudes multitud de aprendizajes de forma continua y simultánea, algunas de ellas por el efecto de nuestra maduración personal y la interacción con el mundo que nos rodea, otras por las indicaciones que se nos dan desde las convenciones sociales, también por la transmisión de información regalada o no (divulgación), por nuestra capacidad de experimentar desde la manipulación más concreta de un objeto, hasta la refutación de una hipótesis, por nuestra capacidad de imaginar y ponernos en situaciones distintas, por el uso de la intuición, o la memoria. Etc.

Por tanto como personas vivimos un continuo proceso de aprendizaje utilizando herramientas que no sólo desarrollamos y mejoramos a través de la escuela. Si a todos estos procesos en los que estamos inmersos, sean conscientes e intencionados como los que ocurren en la formación escolar, o en las dinámicas de grupo en un campamento, o en el ejemplo que como padres damos a nuestros hijos en relación a la responsabilidad en las tareas del hogar, o semiconscientes y sin intención educativa (de mejora), somos capaces de darles un Valor Educador, (mejorar la caja de herramientas de aprendizaje personal), estaremos contribuyendo a que los niños y niñas de nuestro municipio dispongan de mejores oportunidades para crecer y ser razonablemente felices.

Así pues, la ciudad tomada como un ente vivo, no sólo como un mero espacio físico, puede convertirse en una realidad educadora activa capaz de estructurar buena parte de sus sinergias hacia dicha intencionalidad educadora. De esta forma la ciudad se convierte en un referente continuo en la vida de las personas como espacio donde se suceden las relaciones primarias - afectivas y sociales, el trabajo, el ocio, la vida cotidiana, la formación, las amistades, los proyectos, etc.

 Desde esta perspectiva, aquellos agentes que tenemos una responsabilidad en el bienestar de los niños y las niñas debemos reflexionar sobre nuestra acción educadora en ese sentido amplio del que hablábamos, y que bien podrían resumirse en todas las acciones que fomentamos para facilitar aprendizajes significativos en el niño y la niña que permitan a éstos ganar cuotas de autonomía moral, social, intelectual, afectiva¿y convertirse en "buenas personas y buenos ciudadanos".
Y en este objetivo participamos muchos agentes, algunos de los cuales ni tan siquiera sospechan su capacidad de influencia, no reconociéndose como parte viva de una ciudad que en su conjunto contribuye a educar a los niños y niñas, gracias precisamente a sus buenas prácticas.

En este sentido podríamos hablar de Agentes Educadores Directos; Agentes Educadores Intermedios; y Agentes Educadores Indirectos. 

Directos.

  • Padres y Madres
  • Profesores en centros docentes
  • Profesores de actividades extraescolares en centros docentes
  • Técnicos especializados en Educación (Ayuntamiento)
  • Técnicos de Apoyo Docente (Berritzegune)
  • Técnicos de Infancia en Cultura
  • Técnicos de Infancia en Servicios Sociales
  • Educadores de Calle
  • Animadores Socioculturales en infancia (Casas de Cultura)
  • Educadores de Tiempo Libre
  • Ludotecarios
  • Responsables de programas de educación sobre Barakaldo (Ezagutu Barakaldo
  • Responsables de programas de salud
  • Responsables de programas de medioambiente
  • Responsables de programas deportivos
  • Responsables de programas de educación vial
  • Responsables de programas de educación familiar (Escuelas de Padres)
  • Responsables de programas coeducativos y de igualdad de oportunidades
  • Responsables de programas de educación en derechos humanos¿
  • Responsables de programas de educación en consumo
  • Responsables de programas de educación en Cultura vasca (Gure Dantza Eskoletan)

Intermedios.

  • Asistentes Sociales (UTEs)
  • Bibliotecarios
  • Profesores de Talleres y Cursillos
  • Responsables de museos, salas de exposiciones, etc.
  • Responsables de Teatros, etc.
  • Responsables de asociaciones que inciden en la infancia: coros. Danzas, instrumentos, etc.
  • Profesores de clases particulares
  • Monitores deportivos federados y aficionados

Indirectos

  • Arquitectos y urbanistas
  • Médicos y Pediatras
  • Artistas
  • Girotaldes
  • Voluntarios de Protección Civil
  • Unidad de menores de Policía Local
  • Jueces ¿ tribunales de menores, etc.
     

Por tanto son muchos los agentes que desde el marco de la ciudad están trabajando directa e indirectamente a favor de la Educación Integral del menor. Cada uno con responsabilidades propias y reconocimientos profesionales diversos, que dibujan un Mapa de Buenas Prácticas Educativas en la Ciudad, que es preciso conocer. 

¿Qué Propuestas de coordinación pondrá en marcha el Laboratorio de Infancia en Barakaldo?

  • Elaborar el Mapa de Buenas Prácticas Educativas de Barakaldo hacia la Infancia (0 a 12 años), desde las acciones concretas que son una realidad en el Barakaldo actual, incluyendo las experienciasparticipando en el diseño de Barakaldo educativas innovadoras que se están implementando en muchos centros educativos de Barakaldo, y las propuestas transversales que inciden desde diversas líneas de actuación en la educación formal e informal de los niños y niñas de Barakaldo en el contexto escolar y fuera del mismo: actividades extraescolares, Asociaciones de Educación en el Tiempo Libre de la ciudad, Asociaciones de Padres  y Madres, empresas de servicios socioculturales para la infancia, etc.
  • Realizar un Diagnóstico de la situación actual, destacando los puntos fuertes y débiles de la intervención global desde la perspectiva del Proyecto : "Barakaldo, La Ciudad de Los Niños y las Niñas", ("Barakaldo Ciudad Educadora"),
  • Conocer la opinión de los protagonistas sobre el conocimiento de la ciudad, el uso que realizan de las propuestas existentes y las demandas que nos hacen llegar a los adultos. (Y conocer también la opinión de sus padres, y la de los propios agentes educativos en relación a sus demandas y necesidades).
  • Elaborar un Plan de Infancia que recoja propuestas de mejora, criterios de intervención, y mecanismos de evaluación, para un periodo de tiempo suficiente: 2010, y que en sus líneas maestras de actuación resalte el papel de la Ciudad como contexto educativo e intercultural.
  • Impulsar la participación de los Políticos Responsables de Barakaldo en el liderazgo político de esta iniciativa; y la participación Técnica de aquellos Servicios directamente implicados en la definición de un Plan de Infancia desde la perspectiva de la Ciudad Educadora ¿ la Ciudad de las niñas y los niños..